miércoles, 27 de marzo de 2013

Revelaciones



Sueño por sentir culpa,
 de lo que no fue, de lo perdido.
Sueño porque soy la dueña de mi sueño,
y no está ella, ni el , ni nadie
para impedirnos el destino.
Sueño y la historia sigue intacta,
tú y yo en ese camino.
Sueño porque te cuido y se que  te encanta sentirlo.
Sueño porque en mi sueño,
sigo tuya, y tú tan mío.

jueves, 21 de marzo de 2013

París 1960 . 18 de Diciembre ( Para una noche crucial , noche en su noche, mi noche )


Noche crucial.
Noche en su noche.
Mi noche.
Mi importancia.
Mí misma.
La asfixiada ama la ausencia del aire.
Memorias de una náufraga.
Sueños de una náufraga.
Qué puede soñar una náufraga sino que acaricia las arenas de la orilla.

 ( Alejandra Pizarnik )

Quiero compartir el día de  mi cumpleaños con uds. Natalia 

miércoles, 20 de marzo de 2013

Como gata boca arriba




Te quiero como gata boca arriba,
panza arriba te quiero,
maullando a través de tu mirada,
de este amor-jaula
violento,
lleno de zarpazos
como una noche de luna
y dos gatos enamorados
discutiendo su amor en los tejados,
amándose a gritos y llantos,
a maldiciones, lágrimas y sonrisas
(de esas que hacen temblar el cuerpo de alegría)
Te quiero como gata panza arriba
y me defiendo de huir,
de dejar esta pelea
de callejones y noches sin hablarnos,
este amor que me marea,
que me llena de polen,
de fertilidad
y me anda en el día por la espalda
haciéndome cosquillas.
No me voy, no quiero irme, dejarte,
te busco agazapada
ronroneando,
te busco saliendo detrás del sofá,
brincando sobre tu cama,
pasándote la cola por los ojos,
te busco desperezándome en la alfombra,
poniéndome los anteojos para leer
libros de educación del hogar
y no andar chiflada y saber manejar la casa,
poner la comida,
asear los cuartos,
amarte sin polvo y sin desorden,
amarte organizadamente,
poniéndole orden a este alboroto
de revolución y trabajo y amor
a tiempo y destiempo,
de noche, de madrugada,
en el baño,
riéndonos como gatos mansos,
lamiéndonos la cara como gatos viejos y cansados
a los pies del sofá de leer el periódico.
Te quiero como gata agradecida,
gorda de estar mimada,
te quiero como gata flaca
perseguida y llorona,
te quiero como gata, mi amor,
como gata, Gioconda,
como mujer,
te quiero.
               Gioconda Belli

sábado, 9 de marzo de 2013

Realidades





Infinidades de porque van abrazando nuestros días,
confictos sociales, injusticia, pobreza entre otras 
van despojándonos de lo que queda de nuestra inocente
credibilidad.
Puede un niño antes de nacer mamar la miseria que le espera
e ir sintiendo  el frío despojo de los derechos ?
Estos pequeños sufren el hambre desde el vientre materno,
nacen el día más caluroso del año y con esa misma temperatura mueren.
El que tiene la gracia de crecer, lo hace en tiempo,
pero con un escaso a veces nulo plato de comida,
su llanto es miserable, lloran y se beben desesperadamente sus lágrimas.
Sus minutos , sus días son de lucha extrema, por sobrevivir a lo inimaginable,
existen porque nacieron pero viven necesitando.
La fuerza es una ardua tarea diaria en sus mejillas morenas,
a veces ( muy pocas ) se les dibuja una leve sonrisa y eso pasa
porque han hallado una madre, alguien que los abraze y los sustente,
que les sane su piel y sus entrañas, a veces esa madre tiene cara de hombre blanco
pero con un corazón enorme latiendo como los de ellos.
A veces esos niños cambian la mirada triste cuando alguien como nosotros
lo deja todo aquí y lleva todo allí, a veces ...
Mientras, un montón de ellos intentan respirar.
                                              Natalia 

( Aunque muchas veces no hay que irse tan lejos para darse cuenta lo necesitado que puede ser alguien , tal vez algun hermano, pariente, vecino en este lugar del mundo, ellos subsisten una realidad crudamente dolorosa.
Agradezcamos lo poquito o mucho que tengamos y que nadie se olvide por más duro que parezca una situación que esta muy bueno pedir ayuda y sensibilizarse y todo lo que nos pasa en esta vida que nos toco es porque lo podemos afrontar ) 

sábado, 2 de marzo de 2013

Encuentros

Añil como tus ojos,
es el verbo de nuestro encuentro,
los tejo segundo a segundo,
me amoldas, te saboreo.
La hora exacta se vuelve bruma,
acariciandonos como el viento.
Atardeceres lejanos perdidos,
no vuelvan !
Me quedo en los besos
que me ha dado
y en sus mañanas.